martes, 23 de abril de 2013

2 DE MARZO. WAGGA WAGGA



El fin de semana lo pasamos en Wagga Wagga. El viernes en casa de unos amigos de Peter: Alan y Alisson. Alan es patólogo y trabaja en la Facultad de Veterinaria de Wagga. El viernes me enseña un poco las instalaciones y me presenta a algunos colegas. Es una universidad que tiene solo 8 años, así que todo es nuevo y con las últimas tecnologías. El hospital de caballos es impresionante! Hay muchísima actividad equestre por la zona, sobre todo carreras de caballos. Esta es una de las cosas malas que tienen los australianos y que prometí que iría contando… son una jugadores empedernidos!!! Apuestan por todo! Y una de sus preferidas son las apuestas en las carreras de caballos, así que de ahí semejante hospital… debe ser más que rentable!
El resto del viernes y el sábado visitamos Wagga Wagga. Es una ciudad bastante grande que se encuentra en medio de una potente zona ganadera. De hecho, los alumnos en la facultad los eligen basándose en su entorno socioeconómico, más que en sus notas, de modo que la mayoría son hijos de ganaderos. Es una ciudad agradable y tranquila, como la mayoría en la zona rural. Me resulta especialmente interesante visitarla en compañía de “locales” porque aquí si que puedo apreciar plenamente lo que es la “Australia profunda”. Bastante conservadora y más religiosa que la periferia y con las costumbres y tradiciones muy arraigadas.
Dice Peter que solo el 7% de la población en Australia sigue asistiendo a ritos religiosos, pero me sorprende ver el enorme número de iglesias que tienen!!



Eso si, los servicios culturales son todos gratuitos: un enorme biblioteca, un museo y una galería de arte más que aceptable.
El viernes por la noche barbacoa en casa de Alan y Alisson y abundante vino….
El sábado nos reunimos a comer con Marta Hernández, una veterinaria catalana que lleva 7 años viviendo en Australia y que trabaja ahora de epidemióloga en la Universidad de Wagga. Es muy agradable poder hablar español por un rato y muy interesante conocer el punto de vista de una española acerca de cómo viven ellos… Por supuesto me confirma la elevada calidad de vida que tienen, no quiero poner los dientes muy largos a nadie, pero el sueldo de una recién llegada a la universidad como es ella (lleva 1 año) está por encima de los 4000 euros. Claro que el nivel de vida es más alto, pero tampoco tanto… Tiene un niño de 3 años y apenas ha trabajado hasta ahora, todas las ventajas del mundo para las madres y padres, un buen horario, vacaciones en el momento del año que quieran, trabajo desde casa… en fin… ¿qué decir??


Después de comer y olvidarme por un rato del inglés, Peter me enseña el Jardín Botánico de Wagga, donde descubro alguno de los maravillosos, exóticos y únicos animales que tienen en Australia.



Habéis visto lo que lleva en la tripa... ¿se puede ser más xalao??



Emus.



Y la más increíble variedad de pájaros! Todos a tope de color y, sorprendentemente, muchos de ellos de la zona desértica. 









También hubo tiempo para ir al río... 



Después del paseíto y con un calor intenso, nos vamos a beber una cerveza a un pub auténtico australiano (en los bares normales os recuerdo que no venden). Allí me llevo otra gran sorpresa. Los pub son en realidad lugares donde la gente, principalmente hombres, va a apostar por toda aquella actividad que permita sacar algún tipo de apuesta…. 


Creo que la foto habla por sí misma! Un local bastante grande y bien ambientado, lleno de televisiones y máquinas de apuestas para todo tipo de evento! Igual había 50 teles!  Y todo hombres en el bar dilapidando el dinero! Debe haber mucha gente enganchada…




Nosotros nos tomamos una estupenda cerveza australiana y nos vamos a ver a su madre, donde dormiremos hoy.
Hether, su madre, es una fantástica abuelita de 85 años de la que aprendo también un montón de cosas!. Además, tiene un inglés MARAVILLOSO!! Y me pregunto y le pregunto ¿por qué no lo habrá heredado Peter?? ;-) La abuela de Peter era sorda, de modo que ella se tuvo que acostumbrar a hablar muy despacio y muy claramente…. No sabéis como lo he agradecido!! La mujer, con una cabeza más que privilegiada, me puso al día de cómo se desenvuelve la tercera edad en Australia. También muy interesante. Son totalmente independientes, no quieren vivir con los hijos y tienen montado un sistema que funciona muy bien. Pequeñas urbanizaciones con casas individuales y servicios colectivos. Ellos compran la casa, ello lo hizo hace 8 años, y viven en ella mientras pueden, pero tienen a tiro de piedra un centro con todos los servicios médicos a su alcance, más fantástica biblioteca, centro de juegos, teatrillo para representaciones, cafetería… en fin, todo lo que podáis imaginar. Cuando ya están muy mayores y no pueden vivir por ellos mismos, en este mismo centro tienen habitaciones donde alojarse. Todo esto lo pagan con un fondo de pensiones obligatorio que van acumulando a lo largo de los años.
Madre e hijo me llevan a cenar a otro sitio muy muy auténtico: un Club. Esto es un centro, al que solo puedes entrar si eres socio, y en el que tienes un poco de todo: sala de juegos (por supuesto) llena de máquinas tragaperras, cafetería, restaurante de buffet libre y sala de fiestas. En la sala de fiestas cantaba en directo un grupo de country australiano que apestaba a naftalina!! Muy quiche! Los abuelitos bailando delante y el de la guitarra haciendo fotos de tanto en tanto… Una experiencia inolvidable!
Cenamos muy bien a un precio más que razonable.





El domingo cambiamos de rumbo y nos fuimos a ver la capital de la nación: Camberra. Allí nos alojaría su hermano. Eso si, antes de irnos, durante el desayuno, hijo y madre tuvieron una interesantísima discusión política de la que aprendí también mucho!! Hablaron de la monarquía, que como sabéis Australia sigue siendo un protectorado de UK y su reina es la reina Isabel. La abuela monárquica, Peter republicano… Tuvieron referéndum hace poco pero el político conservador que lo llevó a cabo fue muy inteligente porque dividió el voto de los republicanos dándoles tres opciones:  a favor de la monarquía;  a favor de que el presidente fuera elegido por el pueblo, o a favor de que fuera elegido por el congreso. En total quedaron a un tercio cada opción, siendo un pequeño porcentaje mayor los monárquicos…. Así que la monarquía continúa a pesar de que dos tercios no la querían... También discutieron de cambio climático, el lobby de los cazadores… en fin… mil cosas que me pusieron muy al día de cómo esta el tema político en Australia.  
De modo que con la discusión se nos hizo un poco tarde y llegamos a medio día a Camberra, allí comimos con el hermano y la mujer (Graime y Chris), familia absolutamente encantadora. Él, paracaidista de profesión y presidente de la asociación mundial de paracaidismo. Tiene 65 aprox y sigue saltando!! Me temo que yo no voy a poder resistir la tentación…


Me enseñaron la cuidad desde las alturas, ya que está rodeada de colinas y fuimos subiendo una tras otra para verla desde distintos puntos de vista… Como sabéis, la capital fue construida hace ahora justo un siglo porque Melbourne  y Sydney no se ponían de acuerdo sobre cual debía ser la capital del imperio, así que buscaron un sitio intermedio y crearon un territorio independiente para construirla. Al ser todo nuevo, es una ciudad cómoda y organizada, donde todo fluye con facilidad. Además, crearon un lago artificial al lado de la ciudad que la dota de gran belleza.
Hace unos años tuvieron un enorme incendio que asoló todo el monte de alrededor de la ciudad y destruyó bastantes casas, de modo que ahora están en plena etapa de recuperación del bosque. Se les ha ocurrido una idea muy original y atractiva que es crear pequeños bosques con cada uno de los tipos de árboles que están en peligro de extinción en el mundo. En el centro de todo este “bosque de bosques” que están ya plantados, han inaugurado esta semana un centro de interpretación donde, además, hay una sala dedicada a una increíble colección de bonsáis.




Justo en el otro lado subimos también a esta torre...





Para cenar me prepararon un maravilloso cordero a la barbacoa con un excelente vino australiano (siento dar tanta envidia!!). 





Y luego nos fuimos  a pasear por la ciudad porque al ser el centenario de su creación están realizando un montón de eventos y esta noche tocaba proyectar imágenes en las fachadas de todos los edificios más emblemáticos de la ciudad… Fabuloso!.
Por fin el lunes por la mañana volví al trabajo…. Clínica de Robert Churchill en Crookwell  ya sin Peter. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario